¡¡¡¡¡¡ GO HOME YANKEES¡¡¡¡ CON SU MÚSICA HAITIANA A OTRA PARTE

yankee-keep-calm-and-go-homeEl proximo mes de abril se cumplirán 50 años de la última intervención armada de los Estados Unidos a la República Dominicana, cuando mas de 45 mil miembros de los Marines de ese país, nos invadieron por aire. tierra y mar, con el único propósito de impedir la restauración de la Constitución de 1963 y la vuelta a la Presidencia del Profesor Juan Bosch.
Eran los años de la Guerra Fría, el enfrentamiento este-oeste, la denominada ¨lucha ideologica¨, la caliente de Guerra de Vietnam, la glorificación de la ¨Revolución Cubana¨ y la deificación del Che Guevara.

Quizás por muchas de estas razones, los muchachos de la época arriesgaban sus vidas con una lata de pintura y una brocha en la mano, para pintar en las paredes la consigna que encabeza este escrito: ¨Yankees Go Home¨ ¨Fuera de Quisqueya¨.

En el día de ayer, no nos faltaron deseos de ir frente a la Cancillería, el Palacio Nacional o el Congreso de la Nación, con unos letreros que le dijeran a Nancy Pelosi, quien encabezó una delegación de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, que si lo que pretendían era presionar para que nuestras autoridades violaran nuestras leyes migratorias y abjuráramos del derecho como país soberano de defender nuestro pequeño territorio de la invasión a que nos tienen sometidos los haitianos, lo mejor que podían hacer era irse para su casa.

Porque ningún miembro de los poderes públicos estadounidenses puede venir a la República Dominicana a darnos lecciones de solidaridad o respeto de los derechos humanos para con los migrantes de cualquier país, muy especialmente la comunidad haitiana, que en nuestro territorio realiza con toda libertad sus actividades cotidianas y, hasta ahora, nadie les pide sus papeles de residencia, como si lo hace la famosa ¨migra¨ en el inmenso territorio de los Estados Unidos.

¿Cómo tienen la cara de venir a intervenir en nuestros asuntos internos, los que se niegan por ley a dar servicios de salud en sus hospitales a los inmigrantes ilegales, mientras pisan el territorio que provee, con sus propios fondos, miles de millones de pesos para la atención gratuita de los pacientes haitianos, que son los mayores usuarios de nuestros centros de salud en muchas regiones del país?.

¿Le dijeron a Nancy Pelosi y compartes que en la República Dominicana no existe el drama que viven mas de 50 mil niños indocumentados que se encuentran en la frontera sur de los Estados Unidos, en verdaderos campamentos de refugiados, y que solamente tenía que transitar nuestras calles como una ciudadana mas, para que viera a los niños haitianos ilegales pidiendo en brazos de sus madres en los semáforos de nuestras ciudades?.

¿O tampoco le dijeron que en nuestras escuelas, que son financiadas por los bolsillos de los contribuyentes dominicanos, no existe discriminación, ni se le niega a nadie por su nacionalidad el ingreso al sistema educativo, como lo deben saber tanto Pelosi como sus acompañantes, lo que si sucede en la Unión Americana, donde si un niño no tiene papeles, podría tener la suerte, en algunos estados, de pasar por le educación primaria, pero se le niega el ingreso a la escuela secundaria y, sobretodo a las universidades, simplemente porque por su condición de ilegales no poseen un número de seguro social?.

Asumiremos las palabras del Presidente de la Cámara de Diputados Abel Martínez, quien le dijo en su cara a la delegación de los Estados Unidos que: ¨La República Dominicana ha ayudado a Haití en todo lo que ha podido, pero Haití no es una responsabilidad exclusiva de la República Dominicana¨.

Que quede claro, hemos ayudado con el trabajo y sudor de nuestra frente a un vecino en problemas, pero que los ¨yankees¨ se dejen de seguir presionando para que mudemos a ese vecino a vivir en nuestra casa, porque significaría hundir a los dos países como ya lo predijo Juan Pablo Duarte hace mas de 150 años.

¨La República Dominicana será libre e independiente de toda potencia extranjera o se hunde la isla¨.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *