LA PALABRA DEL AÑO ¨POST-VERDAD¨ EN SU MAYOR ESPLENDOR

Según el Diccionario de Oxford la palabra del año 2016 es ¨post-truth¨ (post-verdad), que se define como ¨las circunstancias en que hechos objetivos influyen menos en la opinión pública que lo que lo hacen los llamamientos a emociones y creencias personales¨.

Varios hechos políticos ocurridos en este año son un ejemplo de como la mentira se impone a la verdad cuando priman los sentimientos irracionales por sobre la racionalidad.

En el mundo de la política se apunta directamente a la parte mas primitiva de los seres humanos, con mentiras difundidas por canales de comunicación no oficiales y repetidas por los medios tradicionales, hasta conseguir objetivos impensables desde el punto de vista lógico.

Tres hechos políticos notables pueden ser puestos de ejemplo, el triunfo contra todo pronóstico del ¨Brexit¨ en el Reino Unido, la ganancia electoral de Donald Trump en los Estados Unidos y ahora el triunfo del ¨no¨ que saca a Mateo Renzi de la jefatura de gobierno de Italia.

En todos los casos, se usaron tan profusamente las mentiras, que la revista The Economist en su edición del mes se septiembre refiriéndose a la campaña de Trump titulaba: ¨Post-truth politics: Art of the Lie¨ (Política de la post verdad: El Arte de la Mentira¨.

Este caso de Trump es especialmente notable, después de pasarse toda la campaña electoral y de ganar las elecciones sosteniendo un discurso claramente fascista, ahora mucha gente habla de que el Trump de la campaña no será tan malo como el Trump gobernante, y que las mentiras de la campaña electoral era un simple ejercicio de post verdad.

En el Reino Unido, tan pronto como se contaron los votos del referendum que decidió la salida de ese paìs de la Unión Europea, sus propulsores admitieron que las promesas de usar fondos de la seguridad social para la sanidad o la restricción de los movimientos de personas hacia ese país era algo irrealizable.

Solo que ya se había consumado un hecho, que se ha demostrado estar causando la mudanza de muchas empresas que por décadas habían hecho de Inglaterra su centro de negocios, se está produciendo lo que la racionalidad había advertido, la libra esterlina esta en los niveles mas bajos de su historia, ahora es demasiado tarde para echar hacia atrás.

Y lo de Renzi en Italia este fin de semana es el resultado de un referendum para cambiar la constitución tan complicado, que la mayoría de los italianos que acudieron en grandes cantidades a las urnas no entendía por lo que estaba votando, al final los populistas convirtieron la elección en Renzi ¨SI¨ o Renzi ¨NO¨, todo muy bien manejado por la extrema derecha y los irresponsables de la izquierda.

Por el lado de los primeros, la llamada Liga del Norte, de corte fascista que plantea la separación del norte de Italia, donde están Milán y Torino, del resto del país, donde se encuentran Nápoles y Sicilia, a quienes tildan de italianos de segunda categoría.

También apoyó el ¨NO¨ el Partido Cinco Estrellas de Beppe Grillio, un oportunista de izquierdas que ya gobierna la alcaldía de la ciudad de Roma, así como algunos sectores del Partido Democrático de Renzi que es de tendencia social demócrata y el siempre presente Silvio Berlusconi y su derechista Forza Italia.

En Italia será designado otro tecnócrata como primer ministro, ya el Presidente Sergio Matarela pidió a Renzi que se quedara hasta aprobar los presupuestos, este renunció inmediatamente se conocieron los resultados del referendum, ya que se teme que si se realizaran elecciones en estos momentos ganara el Movimiento Cinco Estrellas.

Esto sería un desastre para Italia, abrirle las puertas a un cómico sin ideas de como gobernar un país tan complejo, que propone la salida de la zona euro, la salida de la Unión Europea, el cierre de fronteras a la migración, es decir, casi un Trump a la italiana, situación que sería igual que destruir la octava economía del mundo, altamente dependiente de su relación con sus socios de Europa.

Pero esto no importa en el mundo de la post-verdad, donde lo que importa son los sentimientos de las masas, no importa que sean manipulados, las ideas y verdades han pasado a un segundo plano.

Solo que el concepto de post-verdad no es mas que un eufemismo para la admisión que en el mundo de hoy lo que prima es la mentira, una palabra tan antigua que incluso esta ubicada como un pecado en las tablas de mandamientos que le dio Dios a Moisés en el Monte Sinaí.

No mentirás es uno de los pecados capitales, y significa según el diccionario: ¨Mentira: Expresión contraria a lo que se sabe, se piensa o se siente¨.

Entonces resulta ahora que la llamada post-verdad, no es mas que la acción de convertir la mentira en una verdad a medias, es un cambio de nombre para hacer de esta un fenómeno que se puede admitir, que podemos explicar, que podemos digerir, y es hasta mas interesante que la antigua y amarga palabra verdad.

Ahora en la boca de los Trump, los Fagel, los Grillio, la mentira ya no se denomina mentira ha cambiado a post-verdad, y esto justifica el engaño de decirle a las masas lo que quieren escuchar, aunque sean propuestas imposibles de cumplir, con la creación de una palabra que justifique mentiras políticas que hacen ganar elecciones pero provocan enorme frustraciones y daños irreparables para el tejido social que sostiene las instituciones.

Vamos a engañar y a mentir, después de todo la post-verdad ha enterrado a la mentira, en esta sociedad post-moderna, según algunos, todo vale para conseguir un objetivo, una frase que no es mas que la deformación de lo que dijo hace siglos un sabio florentino: ¨es que el fin justifica los medios¨.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *