LOS TRES GOLPES DEL PLD EN EL 2020 ¡AFUERA SE QUEDARAN!

Los primeros días del mes de enero del 2020 marcan el verdadero conteo regresivo hacia la decisión que tendrán que tomar la mayoría de los dominicanos, con el ejercicio del voto por supuesto como lo hemos hecho consecutivamente en los últimos 54 años, sobre el camino no que deberá seguir la república en medio de la convulsión y la inestabilidad que afecta al mundo, algo que es característico de las épocas de transición, nadie duda de que estamos en medio de una de ellas.

A pesar de los pesares, como dice una canción de Sabina, nuestro país en los últimos años ha transitado un camino de estabilidad, crecimiento económico, progreso material y disminución de la pobreza, algo innegable hasta para el mas fanático de los cabeza cuadradas que pululan en ese espacio de expresión de estupideces que son las llamadas redes sociales, situación que hasta la crisis estructural del partido de gobierno creada por la ambición personal de quien fuera su presidente, colocaba a esa organización como la favorita para ganar nueva vez las elecciones.

No hay dudas de que el año 2019 fue de una gran tensión política en el país, sobretodo por la imposibilidad de parte del PLD, que es el partido mas grande del país, de discutir a lo interno de sus órganos de dirección temas tan trascendentales como línea política que debían seguir sus bloques legislativos y su posición ante una eventual propuesta de modificación constitucional que abriera las puertas a una repostulación del actual presidente Danilo Medina, ya que una actitud las mas de las veces chantajista de un grupo minoritario en todos los frentes de ese partido, impidió la discusión franca y abierta y una decisión democrática, que es lo mismo que decir por mayoría de votos.

Pues el 2020 nos encuentra en una situación con fechas muy marcadas, algunas de ellas tan cercanas que las tenemos encima, que no será tan difícil pronosticar quien será el próximo presidente de la República y que partido ganará las elecciones de mayo, ya que habrá resultados y decisiones en el curso de los próximos meses, que serán mas descriptivos que cualquiera de las encuestas a las que estamos acostumbrados los dominicanos a acudir como oráculos sagrados cuando son tantas las veces que han sido usadas como instrumentos de propaganda que no sabemos como todavía muchos las toman en serio.

No hay dudas en este enero de que el PLD logró en muy poco tiempo recomponerse sustentado en un trabajo colectivo de su renovado órgano principal de dirección, su comité político, el fuerte liderazgo de Danilo Medina, único dirigente estructural que ha llegado a la presidencia de la República desde cualquiera de nuestros partidos en los 54 años de democracia, y el trabajo intenso, ha realizado un enorme sacrificio personal, del que solo hace tres meses es el candidato oficial del PLD: Gonzalo Castillo, que se ha revelado como un constante y tenaz trabajador político, capaz de competir al vapor, y salir airoso, teniendo el tiempo y muchas circunstancias en contra.

El intento de división del PLD resultó en un sonoro fracaso, las deserciones y renuncias terminaron mas rápido que un ¨entierro de pobre¨, el calculo de Leonel Fernandez fue tan errado que su salida, respondida de inmediato por la mayoría de la organización de la cual era presidente, lo ha convertido en una caricatura de lo que llegó a ser en un momento de la historia política reciente, y su discurso se ha convertido en la repetición de una serie de consignas seudo-izquierdistas, que son desmentidas tanto por su actuación frente a temas puntuales, cuando le tocó ser presidente de la República, como por los resultados de los gobiernos de los cuales surgen ese tipo de ideas, verbigracia Cuba y Venezuela.

No hay que ser un adivino ni tener una bola de cristal para pronosticar que el primer golpe que recibió la dupla Leonel-Abinader, las reuniones entre ambos fueron denunciadas en su momento nunca desmentidas, fue que no pudieron dividir al PLD, esta era la estrategia del ¨e pa fuera que van¨, que se ha ido diluyendo en la medida que el partido morado pudo recomponer su estructura interna, elegir un candidato que ha demostrado una capacidad inmensa de trabajo y lo ha convertido rápidamente en una opción real de poder, y también reconstruyó toda su política de alianzas, tan eficaz fue el trabajo realizado que solo perdió uno de sus aliados de las elecciones del 2016.

El segundo golpe vendrá en próximo 16 de febrero con las elecciones municipales que serán mas gráficas y decisivas que cualquier encuesta de las que se inventan en el país en época electoral, ya que los votos emitidos serán la mejor medición de como se encuentran las simpatías partidarias con miras a las elecciones del mes de mayo, la cantidad de los alcaldes obtenidos por cada una de las alianzas electorales que se están presentando en todo el país, será una proyección mas que real de las posibilidades de los candidatos a la presidencia y esto es incuestionable, aunque en un país donde muchos opinan sin saber de lo que hablan, ya hay voces que frente a lo que les viene dicen que una cosa no tiene nada que ver con la otra.

Y tan pronto como febrero se verá que la estrategia del PLD ha sido la correcta, centrarse en una primera etapa en las elecciones locales, como forma de reforzar y aceitar la maquinaria que será la ganadora en las elecciones de mayo, no sabemos como algunos de plantean ganar elecciones sin contar con una estructura partidaria, la cual es fundamental para movilizar a los votantes en día de las elecciones y garantizar que aparezcan los votos en las urnas que dicen tener en las encuestas que inventan junto con sus asesores criollos y extranjeros, en el caso dominicano y frente a unas elecciones a que se celebraran en menos de mes y medio, ya veremos como ¨el ciclón batatero¨ se llevará las esperanzas de la oposición pues no cuenta ni con la simpatía, ni con la estructura electoral para derrotar al partido de gobierno.

Y el tercer golpe del PLD vendrá para el mes de mayo, donde no tenemos ninguna duda que se llevará el triunfo en la primera vuelta de esas elecciones, por varios factores que es bueno enumerar sin entrar en los detalles, ya que este escrito sería interminable.

El PLD ganará en mayo por los resultados económicos de la gestión del presidente Danilo Medina, no es casualidad de que sea uno de los gobernantes mejor valorados a nivel mundial  pues la medida de la calidad de un gobierno lo dan los indicadores económicos y en el caso de la República Dominicana ya es considerada un milagro por su crecimiento sostenido con estabilidad y caída de la pobreza.

El PLD ganará en mayo porque tiene el mejor candidato a la presidencia, Gonzalo Castillo ha demostrado en muy pocos meses que huye de la discusión estéril, las diatribas que dividen y las posiciones extremas, para dar sentido al dialogo constructivo con la gente, a la escucha mas que el hablar y al hacer mas que prometer, es un líder político del siglo XXI.

El PLD ganará las elecciones en mayo porque cuenta entre sus filas con el mejor estratega político que tiene hoy en día en activo la República Dominicana, hay que recordar que Danilo Medina fue capaz de borrar una desventaja de 25 puntos a pocas semanas de las elecciones del año 2012 para ganar esas elecciones, y esta poniendo todo su talento y conocimiento político al servicio de su partido en estos momentos.

El PLD ganará las elecciones en mayo porque es el único partido estructurado que existe hoy en día en el país, hay candidatos que piensan que las elecciones se ganan con titulares de prensa o promesas tan mentirosas como que por decreto pueden borrar los femenicidios, otros plantean sus escritos e insultos en redes sociales como métodos de campaña, sin pensar que lo que se llama simpatía hay que transformarla en votos dentro de las urnas y esto solo se logra con una estructura partidaria formal y activa; antes, durante y posterior al proceso electoral.

Y el PLD ganará las elecciones de mayo porque ha logrado dar los tres golpes sobre la mesa que necesitaba, el primero recomponerse de las acciones de traición manifiesta de Leonel Fernandez, reunirse con los adversarios de su partido a espaldas de sus compañeros no tiene otro calificativo que traición.

El segundo golpe lo dará en mayo donde logrará el 70% como mínimo de las alcaldías del país, pintando el mapa de morado lo que será una premonición de lo que pasará en el mes de mayo.

Y el tercero lo dará en la primera vuelta de las elecciones generales de mayo, donde por tener el mejor candidato, el mejor estratega y la mejor estructura no tenemos dudas que ganará en la primera vuelta electoral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *