TOLERANCIA CERO PARA EL BULLYING

El bullying es una palabra inglesa que se instaló mundialmente como expresión del acoso que sufren nuestros hijos en diversos ambientes, sobre todo en su relación con los niños de su edad en el ambiente escolar y que muchas veces suele pasarnos desapercibido.

La burla por ser gordos, feos, lindos, mal vestidos y la ola de mensajes agresivos en Instagram, Facebook, Twitter y hasta agresiones físicas imperceptibles en los baños de las escuelas, son ejemplos de esta practica.

Se ha demostrado en un estudio realizado en Inglaterra durante diez años, que puede ser el bullying puede ser mas dañino que la agresividad de los padres o hasta el acoso sexual, que es mucho decir.

Según el estudio, en el mundo uno de cada tres niños han confesado que recibieron acoso escolar en algún momento de su vida, ¨y es claro que los chicos acosados tienen peores enfermedades en sus vidas que aquellos que fueron maltratados en sus familias¨ dicen sus autores.

Se determinó que los niños y jóvenes que fueron acosados por sus compañeros son mas proclives a padecer problemas de ansiedad, depresión, tendencia a auto-lastimarse y hasta el suicidio.

Según la organización internacional Bulliying Cero, para los chicos es mucho mas importante la opinión que tienen de ellos sus compañeros que la de los propios padres, sobretodo en la adolescencia.

Los autores de la investigación analizaron el comportamiento de niños que tenían entre 8 y 9 años, a los que siguieron durante una década, para determinar como había afectado el acoso escolar sobre su salud mental cuando ya habían salido de la etapa de la adolescencia.

Esto demostró que la profundidad de las heridas emocionales que se producen a causa del acoso escolar son mucho mas extendidas que las que causa el maltrato en el hogar, por ejemplo, solo el 8 por ciento de los últimos padecían ansiedad al llegar a la edad adulta mientras esta cifra subia al 25 por ciento en los primeros.

El acoso escolar o bullying es una herida en contra de la dignidad de la persona. No es una tontería de muchachos.

Son nuestros iguales a esa edad los que nos confirman como personas, el agravio entonces puede ser tan profundo que perdure durante toda la vida por lo que es un tema al que hay que prestarle mucha atención.

Se ha demostrado, que en los últimos años hay un aumento importante de los casos de bullying, sobretodo fruto del ambiente agresivo e intolerante con que convivimos.

La violencia verbal y a veces física, que es contínua a través de las redes sociales a las que están conectados nuestros hijos las 24 horas del día, debe ser denunciada y combatida por padres y maestros, de modo que evitemos problemas emocionales a largo plazo, como demostró el estudio clinico que esta publicado en la edición del mes de junio de la revista ¨The Lancet Psychiatry¨.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *