Chispas | ¿TRECE SENADORES? ¡¡¡ ZAAAFA !!! ¿NO PUDIERON BUSCAR OTRO NÚMERO? - Chispas

13Si usted viaja en un avión, se cansará buscando el asiento numero trece le ponen doce bis o no existe; lo mismo le pasará si trata de hospedarse en el piso trece de un hotel, o si busca un piso trece en un hospital, le aseguramos que no los encontrará.

Son tantos los que piensan que un viernes o martes trece no es un buen día para iniciar un negocio, o realizar un viaje, o casarse, o tomar un barco, donde seguro verá que no existen los camarotes numerados en trece, que se ha creado una leyenda alrededor de este número.

¿De donde sacamos esto en la cultura occidental? pues su origen se pierde en el tiempo, sin embargo el trece se considera un número imperfecto pues le sigue al doce que tiene la virtud de marcar las horas y partir los días en dos (noche y día), Jesús escogió doce apóstoles, doce meses tiene al año y así sucesivamente.

Un dia martes trece de 1204 cayó Constantinopla en manos de la Cuarta Cruzada y también un martes trece de 1453 fue ocupada por los otomanos y expulsados para siempre los cristianos, debe ser una coincidencia, pero curiosa.

Existen personas que le tienen un temor patológico al numero trece, uno de ellos era Napoleón, quien no tomaba ninguna decisión, ni peleaba, ni salía de sus habitaciones en viernes tres, los sicólogos le denominan al miedo enfermizo al viernes trece como ¨frigatricaidacafobia¨ la que necesita ser tratada médicamente.

No siempre caen muchos viernes trece en un año, lo mínimo que puede haber es uno, como sucedió en el 2014 y como máximo tres viernes pueden caer trece en un año, como pasa precisamente en este año 2015. ¡Qué coincidencia!

Y adivinen cuántas personas estaban sentadas en la última cena alrededor de Jesús, si exacto trece personas incluyendo al Salvador, cuando Judas sale a entregarlo solo quedan doce, el bendito número perfecto que le ha dado tan mala fama al trece.

Hasta en los países nórdicos el número trece está maldito, según las leyendas antiguas de Noruega, se celebró una cena entre los dioses y el dios de la maldad y la oscuridad era Loki, precisamente el número trece de los invitados, así como también este número es maldito para creencias extrañas como el tarot o la cábala.

En términos económicos está demostrado que los días trece hay menos inversión, menos compras, menos viajes, mayor ausentismo laboral, es decir, esos días los comercios generan menos ganancias ya que se gastan menos cifras que suman cientos de millones de dólares, porque mucha gente evita hacer negocios.

Y hasta la ciencia tiene dudas, el 11 de abril del año 1970, para demostrar que el número trece era una superstición, la NASA envió al espacio la nave Apolo trece y fjió su lanzamiento a las 13:13, todo iba bien, hasta que dos días después, el trece de abril se escuchó la voz de uno de los astronautas que dijo: ¨Houston we have a problem¨.

Esta fue la única misión a la luna que fracasó.

Ni hablar de la misma Biblia, donde el capítulo trece del libro del Apocalipsis contiene la descripción de como La Bestia se apodera de la tierra y de sus habitantes para someterlos con su marca a sus caprichos y mandatos.

Entonces cuando contamos las firmas de los senadores de la República que entregaron para cumplir, según dijeron ellos mismos, el mandato del Comité Político del PLD para presentar una ley que convoque la Asamblea Revisora y modifique la Constitución, cuando vimos trece nombres, nos persignamos, dijimos ¡zafa!, tocamos madera y hubo que detenernos para no ir a pisar mierda (dicen esto da buena suerte).

Pero nos restregamos los ojos cuando leímos la firma número trece, la del Senador de La Vega, el honorable señor Euclides Sánchez, quien nos juró tantas veces, si a quien escribe, que ni muerto votaba por esa reforma constitucional y, es mas, frente a testigos, nos dijo que prefería votar por un candidato de oposición al PLD antes que por Danilo, a quien calificó con un término que no se merece por la forma despectiva en que lo ridiculizaba.

Ese es el número trece de la lista, como si el destino le hubiera deparado la mala suerte de figurar en un grupo tan selecto, precisamente para marcarlo con la mala suerte del que vende sus ideas por un plato de lentejas ¿será una coincidencia que las lentejas tengan el color verde de los dólares norteamericanos?.

La arrogancia y desparpajo con que estos senadores del PLD se presentaron a depositar este proyecto de ley, demuestra hasta donde los habitantes provisorios del Palacio Nacional, sienten que pueden estrujarnos en la cara el estupro a la Constitución de la República, esperando comprar con sacos de yute llenos de dinero, al mas típico estilo hipolitísta, a los legisladores que ocupan las curules y son los únicos designados para ejercer el voto para la reforma.

Cuando termine todo este drama, sea cual sea el resultado, el numero trece aumentará su fama de fucú, mala suerte y mal augurio, ya que si las matemáticas no se equivocan y siguen siendo ciencias exactas, los números para pasar esa reforma no dan y cualquier violación a la Constitución terminará en el Tribunal Constitucional que también está formado por trece jueces. ¿Coincidencia o realidad? ¿Superstición solamente?.

Artículos relacionados

EL PLD EN LA ENCRUCIJADA DONDE FRACASARON TODOS
views 112
Me muero de la risa cuando uno de los periodistas ¨matusalénicos¨ del país nos calificaba como militante de la ¨vieja guardia¨ del balaguerismo, en re...
SI ¨EL PUEBLO MANDA¨ ¿CUÁL ES EL MIEDO DE CONSULTA...
views 106
Durante meses la consigna de los que plantean una reforma de la Constitución para permitir la reelección consecutiva ha sido: ¨El Pueblo Manda¨, son m...
EL INFORME DE LA OEA Y EL DESMENTIDO A LA OPOSICIÓ...
views 62
Con las caras mas largas que las que tienen, deben haber quedado el ex candidato del Partido Revolucionario Moderno y los que lo acompañaron, al escuc...
PINCELADAS: ¨LOS 32 MILLONES¨, ¨LOS VOTOS SOBRAN¨ ...
views 107
Son múltiples las filtraciones que de desprenden de la reunión del comité de funcionarios de Danilo ¨Mejía¨ del pasado domingo 19, que se celebró rode...

Humberto Salazar

Leave a Comment